El gobierno canario ha eliminado su ayuda de 10.000 euros

Los recortes paralizan el programa de seguimiento de AFEM de pacientes con trastornos mentales

Publicado el por Somos Pacientes

La Asociación de Personas con Problemas de Salud Mental de La Palma (AFEM), miembro activo de Somos Pacientes, no ha podido en lo que va de año realizar ninguna visita de seguimiento a los pacientes con algún tipo de trastorno mental. La razón, según denuncia la propia Asociación, los recortes aplicados por la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, muy especialmente la eliminación de los 10.000 euros que recibía de los fondos regionales para sufragar su programa de seguimiento.

Como explican desde la AFEM, “el control de los pacientes en su domicilio era constante durante los 12 meses, pues la ayuda de Sanidad nos permitía mantener el programa de seguimiento durante los primeros meses del año, hasta que se recibía el dinero del Cabildo de La Palma. Sin embargo, ahora no tenemos la primera subvención y la segunda, de hecho, aún no es definitiva, por lo que desde diciembre nos hemos visto en la obligación de pararlo todo“.

Evitar la puerta giratoria

Por medio de su servicio de seguimiento, la AFEM aseguraba que los pacientes cumplían con todos los tratamientos farmacológicos y terapéuticos y colaboraba para facilitar la convivencia en el seno de sus familias. El servicio era cubierto por dos profesionales que atendían a una treintena de pacientes de salud mental repartidos por toda la isla. Así, la AFEM daba cobertura, aun parcial, a la labor que debería llevar a cabo tanto el Área de Servicios Sociales como el Hospital General de La Palma.

Como apuntan desde la AFEM, “el objetivo era evitar la denominada ‘puerta giratoria’ y que el paciente recibiera el alta en el centro hospitalario, fuera a su domicilio y al primer contratiempo tuviera que ser de nuevo ingresado por falta de un seguimiento adecuado“.

– A día de hoy, 314 asociaciones de pacientes dedicadas a los trastornos mentales ya son miembros activos de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?