La inmunología protagoniza el Nobel de Medicina 2011

Publicado el por Somos Pacientes
Monocito, tipo de leucocito cuya principal función es la de fagocitar a diferentes microorganismos o restos celulares.

Monocito, tipo de leucocito cuya principal función es fagocitar microorganismos patógenos.

Las investigaciones sobre el sistema inmunitario realizadas por el canadiense Ralph M. Steinman, el estadounidense Bruce A. Beutler y el francés nacido en Luxemburgo Jules A. Hoffmann han sido reconocidas con el Premio Nobel de Medicina y Fisiología 2011.

Estos trabajos científicos, desarrollados durante décadas, han permitido conocer un poco mejor los mecanismos por los que nuestro organismo es capaz de defenderse de virus, bacterias y otros microorganismos patógenos.

“Los laureados de este año han revolucionado nuestros conocimientos sobre el sistema inmunológico, descubriendo los principios fundamentales de su activación”, afirmó el Instituto Karolinska de Estocolmo a la hora de explicar las razones de la concesión.

Mecanismos de la enfermedad

Bruce Beutler (en el centro) trabajando en su laboratorio de investigación.

Bruce Beutler (en el centro) trabajando en su laboratorio.

Beutler y Hoffman “descubrieron las proteínas receptoras que pueden reconocer a los microorganismos patógenos y que activan la inmunidad innata, el primer paso en la repuesta inmunológica del organismo”, explicaron los representantes del Karolinska.

Por su parte, Steinman “descubrió la célula dendrítica en el sistema inmunológico y su capacidad única para activar y regular la inmunidad adaptativa, última fase de la respuesta inmunológica durante la cual los microorganismos son expulsados del organismo”.

Los descubrimientos de los tres laureados con el Nobel han revelado cómo se activan las fases innatas y adaptativas de la respuesta inmunológica y, por tanto, han proporcionado nuevos conocimientos sobre los mecanismos de la enfermedad. “Su trabajo ha abierto nuevas vías para el desarrollo de la prevención y la terapia contra infecciones, cáncer y enfermedades inflamatorias”, concluyeron los responsables del Nobel.

A título póstumo

Ralph Steinman, Nobel de Medicina 2011

Ralph Steinman, Nobel de Medicina a título póstumo.

Esta concesión ha estado marcada por el fallecimiento de uno de los galardonados. El canadiense Ralph Steinman moría, a los 68 años, tres días antes de que se le concediera el importante galardón.

El Nobel sólo puede adjudicarse póstumamente “si el pretendiente estaba con vida en el momento de ser proclamado laureado”. Tal regla rige desde 1974. Pero en el caso de Steinman surgió una situación única. El científico falleció horas antes de tal proclamación. “El Premio Nobel fue adjudicado a Steinman legítimamente, basándose en la premisa obvia de que cuando se tomó la decisión de concedérselo estaba con vida”, apunta la declaración del Comité.

Ralph Steinman se graduó en la Universidad McGill de Montreal. Se trasladó a EE.UU., donde desde 1988 trabajó como profesor de Inmunología en la Universidad Rockefeller de Nueva York. En 1973 descubrió las células dendríticas, un eslabón de enlace entre la inmunidad innata y la adquirida, capaces de activar las células T, de importancia fundamental para el sistema inmunitario.

Primera y segunda líneas de defensa

El científico canadiense recibe este homenaje tras cuatro años de lucha contra el cáncer de páncreas que padecía. Según la Universidad Rockefeller, el investigador consiguió prolongar su vida empleando una terapia diseñada por él mismo y basada en las mismas células dendríticas que él mismo descubriera.

En resumen, Beutler y Hoffman han sido fundamentales para comprender de qué forma el organismo reconoce al ‘enemigo’ y activa su primera respuesta defensiva. Por su parte, Steinman ha permitido avanzar en el conocimiento del funcionamiento de la ‘segunda línea’ de defensa –la inmunidad adaptativa– y la forma en la que los microorganismos señalados como atacantes son finalmente eliminados.