La excepción la constituyen el taichí, la acupuntura y técnicas de relajación como el yoga

Terapias alternativas: dudosa eficacia en enfermedad musculoesquelética

Publicado el por Somos Pacientes

Las terapias alternativas, salvo excepciones, podrían no resultar eficaces en el tratamiento de las enfermedades musculoesqueléticas, entre otras la artritis reumatoide, la artrosis y la fibromialgia. Y es que, como muestra una revisión llevada a cabo por la organización Arthritis Research UK de Reino Unido, muchas de estas terapias o bien no han sido evaluadas científicamente o bien no han demostrado aportar beneficios significativos.

El doctor Gareth Jones, director de la investigación, es categórico: “salvo algunas excepciones, no hay constancia de que las terapias alternativas a la medicina tradicional resulten eficaces; eso sí, están relativamente exentas de efectos secundarios, pero no resultan eficaces”.

En consecuencia, el problema asociado con el uso de estas terapias no es tanto clínico como económico. Tan solo en Reino Unido se gastan cada año cerca de 305 millones de euros en este tipo de tratamientos. “Un coste enorme para algo sin mucha evidencia”, denuncia Jones.

Terapias alternativas

Para llevar a cabo la revisión, los investigadores analizaron los ensayos clínicos que, publicados antes de mayo de 2011, se realizaron con 25 terapias alternativas en el manejo de las enfermedades musculoesqueléticas. Y los resultados mostraron que únicamente la acupuntura, el taichí y el yoga –y otras técnicas de relajación– ofrecían una eficacia científicamente respaldada. No así en el caso de la terapia magnética o las pulseras de cobre. Es más; muchas de estas terapias ni siquiera habían sido evaluadas por medio de estudios aleatorios controlados.

Concretamente, en el caso de la artritis reumatoide se han llevado a cabo 24 ensayos clínicos diseñados para evaluar nueve terapias diferentes. Y los resultados mostraron que únicamente el taichí y la terapia de relajación resultan eficaces –si bien la evidencia no resultaba excesivamente contundente.

Asimismo, en el manejo de la artrosis se han desarrollado 53 ensayos clínicos para evaluar 14 terapias alternativas en cerca de 6.000 pacientes. Y, salvo el taichí y la acupuntura, ninguna ha podido demostrar su eficacia.

Por su parte, en la fibromialgia se han llevado a cabo 50 ensayos clínicos con más de 3.000 pacientes para evaluar la eficacia de la medicina alternativa. En este caso, la acupuntura, el masaje, el taichí y las terapias de relajación ofrecieron buenos resultados.

En el caso del dolor de espalda, la patología más profusamente estudiada con cerca de 75 ensayos clínicos para evaluar 14 tratamientos alternativos en cerca de 12.000 pacientes, el yoga y la acupuntura mostraron ser las terapias más eficaces. También se encontraron evidencias que apoyaban el uso de la osteopatía y la terapia de relajación, así como en el empleo de la técnica de Alexander, centrada en la postura y el movimiento.

Para acceder a la revisión (en inglés) llevada a cabo por Arthritis Research UK, clica aquí.

– A día de hoy, 42 asociaciones de pacientes dedicadas a los trastornos de los huesos, las articulaciones y los músculos son ya miembros activos de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?