LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS DEBEN GARANTIZAR EL ACCESO DE LAS PERSONAS SORDAS AL 112 DESDE CUALQUIER PARTE DE ESPAÑA

Pantalla de un teléfono móvil en el que se ha marcado el número 112Hoy se celebra el Día Europeo del 112 para llamar la atención a los ciudadanos sobre la necesidad de que todos los países de la UE tengan un mismo número para situaciones de emergencia.

En el caso de España, Emergencias 112 se gestiona y se presta desde las comunidades autónomas que, de forma independiente, han adaptado este servicio a las necesidades de las personas sordas y, en este sentido, uno a uno se podría decir que son “accesibles”.

Sin embargo, cada uno de estos servicios 112 autonómicos tiene un sistema de acceso propio, adaptado a la comunicación con las personas con sordera mediante el uso de distinta tecnología (SMS, mensajería instantánea, videoconferencia) que implica que la persona sorda deba darse de alta en un registro para ser identificada como tal y opera solo en el ámbito de la comunidad autónoma de que se trate. Por lo que, si la persona sorda se ve obligada a utilizar el servicio fuera de su comunidad de residencia, no podrá hacerlo, al no figurar en el registro de personas sordas de la comunidad en la que ocurra la emergencia. A lo que hay que añadir la ausencia de coordinación de estos servicios a escala nacional.

Por tanto, es necesario incorporar el acceso y la accesibilidad universal al 112 y que se haga aprovechando el uso de las nuevas tecnologías, tal y como existe con otros teléfonos o aplicaciones de servicio al ciudadano, que permiten dar respuesta a las emergencias de las personas sordas mediante un servicio de mensajería instantánea o videollamada, con independencia del lugar de origen de llamada de contacto. O bien, mediante una única aplicación móvil común en todo el territorio nacional, que permitiría a la persona sorda la atención y derivación al 112 correspondiente a su ubicación en el caso de emergencia, tal como opera el servicio que se oferta al resto de la ciudadanía.

Por este motivo, FIAPAS reclama a la Dirección General de Protección Civil y Emergencias y a las comunidades autónomas sensibilidad y responsabilidad para la implantación de un 112 común en todo el territorio español, accesible para las personas con sordera, que posibilite la localización y la atención de la llamada de emergencia con independencia de la comunidad en que esta se produzca, y con la interoperabilidad necesaria entre los diferentes servicios para una respuesta ágil, coordinada y eficaz.