La edad de inicio en el consumo de alcohol en nuestro país es de 13,7 años

El 4% de la población española tiene problemas con el alcohol

Publicado el por Somos Pacientes

La población europea lidera, con un consumo medio de 10,8 litros por adulto y año, el ranking mundial de consumo de alcohol. Y en el caso de nuestro país, tal y como recordó la Federación de Alcohólicos Rehabilitados de España (FARE) con motivo de la celebración, el pasado jueves 15 de noviembre, del Día Mundial Sin Alcohol, hasta un 4% de la población tiene problemas con el consumo de bebidas alcohólicas.

La edad de inicio en el consumo de alcohol en nuestro país se establece en los 13,7 años. Un problema social “escalofriante –incide la FARE– al que deben sumarse los costes económicos asociados con el consumo abusivo del alcohol”. Y es que según los datos de la Alianza Europa de Políticas sobre el Alcohol (Eurocare), el alcoholismo supone un coste global de 125 millones de euros, lo que acarrea una media de 650 euros por hogar.

Alcohol y conducción

En la actualidad, la característica principal del bebedor abusivo es “el policonsumo, teniendo como base el alcohol, un aspecto que complica las consecuencias negativas del consumo y requiere de nuevas fórmulas de tratamiento; para ello, las asociaciones de alcohólicos rehabilitados de todo el país han tenido que hacer un esfuerzo por adaptarse a las nuevas tendencias y empezar a tratar policonsumos, más allá del simple problema del alcoholismo“, recuerda la FARE.

En este contexto, sin embargo, debe destacarse principalmente el hecho de que en nuestro país se produzcan cado año cerca de 10.000 muertes “por causas relacionadas directamente con el consumo de alcohol al volante”, lamenta la FARE. Y de acuerdo con los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), la cifra de heridos por el binomio alcohol y conducción ronda cada año los 32.000.

Por todo ello, y de cara a paliar este problema, la FARE reclama “una buena red sanitaria y de recursos sociales”. No en vano, las personas que tienen problemas con el alcohol “pueden recuperarse, como demuestra el hecho de que hasta un 75% de las personas que acuden a tratamiento salen rehabilitados y consiguen la abstinencia”, destaca la Federación.