Para informar sobre sus condiciones y ventajas, tanto vitalicias como temporales

Guía del CERMI para explicar la hipoteca inversa a las personas con discapacidad

Publicado el por Somos Pacientes

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), miembro de Somos Pacientes, ha elaborado una guía informativa para explicar a las personas con discapacidad y sus familias la hipoteca inversa en sus distintas modalidades –vitalicia y temporal.

Como explica el CERMI, “la hipoteca inversa es una modalidad de autofinanciación en la que que el banco entrega a la persona solicitante una renta periódica, normalmente mensual, y a cambio ésta hipoteca su vivienda como garantía de la devolución futura de la renta vitalicia“.La persona solicitante debe cumplir unos requisitos específicos, y la hipoteca se constituye sobre la vivienda habitual para poder gozar de todas las ventajas legales. De hecho, la hipoteca también puede constituirse sobre otros inmuebles, pero como advierte el CERMI, “en estos casos las condiciones las fijará el banco y no se disfrutará de los beneficios fiscales y de la exención del pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados y de los gastos notariales y registrales”.

Vitalicia y temporal

La guía se centra en dos tipos concretos de hipoteca inversa: la vitalicia, en la que el propietario acordará con la entidad financiera una renta mensual para toda la vida; y la temporal, cuya cuota mensual será por un periodo determinado.

Así, y entre otras ventajas, la hipoteca inversa permite obtener una renta manteniendo la propiedad y el uso de la vivienda; se puede deshacer la operación en cualquier momento; puede ser de por vida o por un periodo de tiempo determinado; y tiene una serie de importantes beneficios fiscales, especialmente la exención del pago del IRPF por las rentas percibidas, si se realiza en las condiciones que fija la normativa.

Sin embargo, como alerta el Comité, “a la finalización de la duración pactada de percepción de la renta o al fallecimiento de la persona beneficiaria, se deberá devolver el préstamo“.

Además, las personas que quieran solicitar la hipoteca inversa deben cumplir con unos requisitos específicos, caso de una edad mayor de 64 años, una dependencia –en cualquiera de sus grados– o una discapacidad igual o superior al 33%.

– ¿Quieres consultar ‘La hipoteca inversa. Guía informativa para uso de personas con discapacidad y sus familias’ del CERMI?

– A día de hoy, 60 asociaciones de pacientes dedicadas a la discapacidad y a la dependencia son ya miembros activos de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?