Un estudio destaca el papel de las dietas equilibradas, también en los más mayores

El exceso de carbohidratos incrementa el riesgo de demencia en los mayores

Publicado el por Somos Pacientes

Las personas mayores de 70 años que siguen una dieta rica en carbohidratos, y muy especialmente aquellas que consumen una gran cantidad de azúcar, tienen un riesgo hasta 3,6 veces mayor de sufrir demencia. Así lo muestra un estudio publicado en la revista Journal of Alzheimer’s Diseases, en el que se destaca la importancia de seguir una dieta equilibrada incluso en las edades más avanzadas.

En palabras del Dr. Rosebud Roberts, de la Clínica Mayo en Rochester (Estados Unidos) e investigador principal del estudio, “nuestros resultados muestran la importancia de la dieta, que debe ser equilibrada en cuanto a la proporción de proteínas, carbohidratos y grasas ya que cada uno de estos nutrientes cumple una función importante para el organismo”.

Deterioro cognitivo

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores evaluaron la función cognitiva y el tipo de alimentación seguido durante un año por 1.230 personas con edades comprendidas entre los 70 y los 89 años.

Hasta 940 participantes no mostraron signos de deterioro cognitivo, por lo que les solicitó continuar con las pruebas de seguimiento durante cuatro años adicionales. Y transcurrido el período, 200 mostraron signos de deterioro cognitivo: los problemas de memoria, lenguaje, pensamiento y juicio eran superiores a los habituales para su edad.

Azúcares, grasas y proteínas

Concretamente, los investigadores observaron que los participantes que abusaban de los carbohidratos tenían una probabilidad hasta 1,9 veces mayor de de desarrollar deterioro cognitivo leve o demencia. Un riesgo que, en el caso del consumo abusivo de azúcar, era hasta 1,5 veces mayor.

Por el contrario, el riesgo de desarrollo de deterioro cognitivo leve era un 42% y un 21% menor en las personas cuya alimentación era más rica en, respectivamente, grasas y proteínas.

Es más; teniendo en cuenta la ingesta total de grasas y proteínas, las personas con mayor consumo de carbohidratos tenían 3,6 veces más probabilidades de desarrollar deterioro cognitivo leve o demencia. Como explica el Dr. Roberts, “una ingesta alta de carbohidratos podría resultar nociva para el ser humano, porque los carbohidratos repercuten en el metabolismo de la glucosa y la insulina“.

Asimismo, y si bien el azúcar estimula el cerebro y, por tanto, su consumo moderado siempre es positivo, “los niveles excesivos de azúcar pueden llegar a impedir su utilización por el cerebro, una situación similar a la que ocurre en la diabetes tipo 2“, concluye el Dr. Roberts.

– ¿Quieres consultar (en inglés) el estudio publicado en la revista ‘Journal of Alzheimer’s Diseases’?

– A día de hoy, 224 asociaciones de pacientes dedicadas a la enfermedad de Alzheimer son ya miembros activos de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?