Aunque el perjuicio no es tan acusado como en los fumadores activos

El humo del tabaco también daña la memoria de los fumadores pasivos

Publicado el por Somos Pacientes

El humo del tabaco puede provocar daño en la memoria de las personas que, aun no siendo fumadoras, se encuentran expuestas al mismo de forma regular –los denominados fumadores pasivos–. El daño, sin embargo y como muestra un estudio publicado en la revista ‘Addiction’, no es tan acusado como el que sufren los fumadores habituales.

En palabras del Dr. Tom Heffernan, de la Universidad de Northumbria en Newcastle (Reino Unido) e investigador principal del estudio, “nuestros hallazgos sugieren que los déficits asociados a la exposición al humo de los fumadores pasivos se extienden también a las funciones cognitivas de la vida diaria”.

Menos recuerdos

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores evaluaron durante cuatro años a 27 fumadores y 27 fumadores pasivos, a los que sometieron a distintas pruebas de memoria.

Concretamente, los participantes fueron solicitados para recordar cómo llevar a cabo una serie de tareas o actividades predeterminadas. Los resultados mostraron que, mientras los que nunca habían fumado recordaban hasta un 81% de las tareas, en el caso de los fumadores la identificación era de tan solo un 51%.

Beneficioso para todos

Posteriormente, los investigadores seleccionaron dos grupos de no fumadores: 27 participantes expuestos de manera habitual –un mínimo de 25 horas semanales durante 4,5 años– al humo de tabaco, y 29 sujetos que nunca sufrían el humo de los fumadores. En este caso, y tras repetir las pruebas de memoria, los resultados mostraron que los fumadores pasivos habían olvidado casi un 20% más de tareas –un 30% en el caso de los fumadores– que los participantes no expuestos al humo.

Sea como fuere, el estudio también mostró que los fumadores, siempre y cuando dejen el hábito tabáquico, pueden recuperar la memoria perdida para alcanzar un nivel casi similar al de los no fumadores. Un aspecto ciertamente interesante dado que, como concluyen los investigadores, “dejar de fumar no solo beneficiaría a la memoria de los fumadores, sino también a la de aquellos que se ven expuestos al humo de forma pasiva”.

– ¿Quieres consultar (en inglés) el estudio publicado en la revista ‘Addiction’?