El lenguaje receptivo a los 3 años y la mayor inteligencia verbal y no verbal a los 7 es mayor

La lactancia mejora las capacidades intelectuales de los niños en sus primeros años

Publicado el por Somos Pacientes

La lactancia materna mejora la capacidad intelectual de los hijos, cuando menos durante su etapa infantil. Concretamente, la lactancia se asocia con un mejor lenguaje receptivo a los 3 años de edad y con una mayor inteligencia verbal y no verbal a la edad de 7 años. Así lo muestra un estudio llevado a cabo por investigadores del Hospital Infantil de Boston (Estados Unidos) y publicado en la revista JAMA Pediatrics.

“Nuestros resultados apoyan una relación causal de la lactancia materna en la infancia con el lenguaje receptivo a los 3 años y con el cociente de inteligencia verbal y no verbal en la edad escolar. Estos hallazgos respaldan las recomendaciones nacionales e internacionales para promover la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y la continuación de la lactancia materna por lo menos hasta los 12 meses de edad”, señala la doctora Mandy B. Belfort, directora de la investigación.Sin embargo, el estudio no evidencia ninguna relación entre la lactancia materna y una mejor capacidad de aprendizaje o de memorización. Y de la misma manera, tampoco constata que conlleva a un mejor desarrollo cognitivo a lo largo de la vida del lactante.

Mayor capacidad intelectual

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores evaluaron la relación entre la lactancia materna exclusiva y su duración con la cognición infantil a las edades de 3 y 7 años, así como la posible influencia del consumo de pescado de la madre sobre la capacidad cognitiva del lactante.

Los resultados, según explican los autores, “muestran que una mayor duración de la lactancia materna se asocia con una mayor puntuación a la edad de 3 años en el ‘Peabody Picture Vocabulary Test’ y con una mayor inteligencia en la Prueba de Inteligencia Breve Kaufman a la edad de 7 años”.

Por lo que refiere a la ingesta de pescado por la madre –menos de dos raciones semanales frente a dos o más raciones–, los resultados muestran tan solo una ligera mejoría, no estadísticamente significativa, de las habilidades motoras visuales de los niños a la edad de 3 años cuyas madres consumían mayor cantidad de pescado.

Mantener la lactancia

En un editorial publicado en el mismo número de la revista, el doctor Dimitri A. Christakis, del Instituto de Investigación del Hospital de Niños de Seattle (Estados Unidos), desataca que “el estudio muestra un beneficio del cociente intelectual de 0,35 puntos por mes en la escala verbal a la edad de 7 años y de 0,29 puntos por cada mes en el no verbal asociados a la lactancia. Así, se espera que la lactancia materna de un bebé durante el primer año de vida aumente su cociente intelectual cerca de cuatro puntos o un tercio de una desviación estándar”.

Y a este respecto, según lamenta el doctor Christakis, “el problema actual no es tanto que la mayoría de las mujeres no inicien la lactancia materna, sino que no la mantienen”.

– ¿Quieres consultar (en inglés) el estudio publicado en la revista ‘JAMA Pediatrics’?