Se asocia con una peor salud física y una peor función cognitiva en mayores de 70 años

La pérdida de audición conlleva un peor estado de salud en la población mayor

Publicado el por Somos Pacientes

La pérdida de audición se asocia con una peor salud física y una peor función cognitiva en la población mayor de 70 años. No en vano, y en comparación con los mayores que conservan una audición normal, aquellos que sufren una pérdida de audición tienen, entre otras condiciones, un mayor riesgo cardiovascular y un mayor riesgo de hospitalización. Así lo muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (Estados Unidos) y publicado en la revista The Journal of the American Medical Association (JAMA).

Como explica el doctor Dane J. Genther, director de la investigación, “los modelos completamente ajustados por factores de riesgo demográficos y cardiovasculares demostraron que la pérdida de audición –por 25 decibelios– se asocia de manera estadísticamente significativa con un mayor número de ingresos hospitalarios y con períodos superiores a 10 días de mala salud física o mala función cognitiva“.Peor salud general

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron la relación entre pérdida de la audición y la carga de la enfermedad –principalmente, el índice de ingresos hospitalarios– en personas mayores de 69 años incluidos en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES) 2005-2006 y 2009-2010 de Estados Unidos.

Los resultados mostraron que la población mayor con pérdida de audición tenía un mayor riesgo cardiovascular –una incidencia superior de, entre otras condiciones, diabetes o hipertensión arterial–, una mayor tasa de hospitalizaciones en los últimos 12 meses –de un 23,8%, frente a un 18,7% en la población que conservaba una audición normal– y un mayor riesgo de ingreso hospitalario.

Por todo ello, los autores consideran necesaria la realización de más estudios  para analizar si las terapias de rehabilitación de la audición pueden ayudar a reducir las hospitalizaciones y mejorar la percepción sobre la salud de los adultos mayores con pérdida de audición.

– ¿Quieres consultar (en inglés) el estudio publicado en la revista ‘JAMA’?

– A día de hoy, 60 asociaciones de pacientes dedicadas a la discapacidad y a la dependencia son ya miembros activos de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?