Los resultados de las pruebas en animales han sido muy prometedores

Luz verde a las primeras pruebas en humanos de la vacuna del Zika

Publicado el por Somos Pacientes

ALT TAGOchenta voluntarios sanos comprendidos entre 18 y 35 años participarán en Estados Unidos en los primeros ensayos en humanos de una vacuna contra el Zika que ya ha sido probada con buenos resultados en animales. Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, según sus siglas en inglés) informaron de que estos estudios tienen como objetivo, en su primera fase, establecer la seguridad de la vacuna experimental y su capacidad de generar en los participantes una respuesta en su sistema inmune.

Los ensayos se realizarán en tres centros sanitarios en Bethesda bajo el control del Instituto de Alergias y Enfermedades Infeccionas del NIH, cuyo director, el profesor Anthony S. Fauci, ha señalado que “hemos trabajado con rapidez para preparar una vacuna candidata y los resultados de las pruebas en animales han sido muy prometedores. Ahora estamos encantados de poder empezar con este estudio inicial en personas. Aunque llevará algún tiempo antes de que se pueda comercializar, el lanzamiento de este estudio es un importante paso adelante”.

El calendario inicial previsto en relación con el desarrollo y autorización de la vacuna se ha visto alterado debido a la emergencia sanitaria que supone la proliferación del virus del Zika en Latinoamérica y el Caribe.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), que dependen también del Gobierno de Estados Unidos, más de medio centenar de países y territorios sufren la actual epidemia del Zika. Hasta la fecha, en Estados Unidos se han detectado más de 6.400 casos, pero las alarmas han saltado debido a la confirmación de 15 casos de contagio en los barrios de Wynwood y Edgewater, en Miami (Florida).

Como es sabido, el Zika es una enfermedad que a menudo no presenta síntomas y cuando lo hace habitualmente no pasan de un simple malestar, pero la infección de la mujer durante el embarazo puede ocasionar severos trastornos neurológicos en el feto, como la microcefalia.