Según un estudio publicado por la revista Britsh Medical Journal

Ver poca televisión podría incrementar la esperanza de vida

Publicado el por Somos Pacientes

La actividad física es vida. Las personas que no permanecen sentadas más de tres horas al día pueden prolongar en dos años su esperanza de vida. Y si además solo ven la televisión dos horas diarias, la esperanza de vida puede incrementarse en 1,4 años adicionales. Así lo ha demostrado un estudio publicado en la revista British Medical Journal  diseñado para evaluar el impacto de la vida sedentaria sobre la longevidad.

Estudios previos ya habían demostrado que la falta de ejercicio se asocia con un aumento del riesgo de distintas enfermedades, caso de las cardiovasculares y cerebrovasculares o de la diabetes mellitus tipo 2. Por ello, los especialistas recomiendan la práctica de ejercicio físico moderado, un mínimo de 150 minutos semanales, en la población adulta.

Estilo de vida sedentario

El estilo de vida moderno ocasiona que una parte significativa de la población pase gran parte del día sentado, ya sea en un escritorio o frente al televisor. De acuerdo con los resultados de este estudio, en el que investigadores del Brigham and Women’s Hospital de Boston (Estados Unidos) y de las universidades estadounidenses de Harvard y Louisiana State evaluaron los datos del Sondeo Nacional de Salud y Nutrición (NHANES) recopilados entre 2005 y 2010 para evaluar el impacto de estar sentado sobre la mortalidad, el tiempo medio que un adulto pasa sentado se establece entre cinco y seis horas diarias.

Los autores hallaron en el NHANES cinco estudios relevantes que habían involucrado a 167.000 adultos con edades comprendidas entre los 18 y los 90 años. Cuando compararon estos datos con las cifras del sondeo NHANES, y tras tomar en cuenta factores como la edad y el sexo, lograron establecer un cálculo del número de muertes que estaban asociadas al tiempo que se pasa sentado.

Concretamente, el 27% de las muertes estaban relacionadas con estar sentado y el 19% con estar sentado frente al televisor. Así, como explican los autores, “si bien estos resultados son un mero cálculo teórico, indican que limitar el tiempo que se pasa sentado a menos de tres horas cada día puede incrementar en dos años la expectativa de vida. Y de la misma forma, restringir el tiempo que se pasa mirando la televisión a menos dos horas diariamente puede aumentar la expectativa de vida en otros 1,4 años”.

Cálculo “teórico”

Los resultados, insisten los autores, “son un cálculo teórico, y no quieren decir que una persona sedentaria vivirá dos años menos que alguien más activo; la estadística es poblacional y muestra la mortalidad por todas las causas y no puede aplicarse a individuos”.

Sin embargo, los resultados muestran claramente el impacto perjudicial que los estilos de vida sedentarios tienen sobre la salud. Como concluye el profesor Peter Katzmarzyk, director de la investigación, “los resultados de este estudio indican que el tiempo prolongado que se pasa sentado y viendo la televisión puede tener el potencial de reducir la expectativa de vida”.

El corolario es simple: hay que moverse.