Somos Pacientes promoverá el consumo responsable de medicamentos

18 de noviembre, una jornada para el Uso Prudente de los Antibióticos

Publicado el por Somos Pacientes

La resistencia a los antimicrobianos y su propagación mundial es un problema de salud de primer orden, una amenaza para la eficacia de muchos de los antibióticos existentes, y puede hacer peligrar los grandes avances conseguidos contra algunas de las infecciones graves más frecuentes. Para concienciar a la sociedad sobre este problema, hoy se celebra el Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos.

El problema traspasa fronteras y requiere de iniciativas conjuntas para atajarlo. Los expertos coinciden de forma unánime en la necesidad de obtener nuevos antibióticos o nuevas formas de tratamiento de las infecciones graves causadas por bacterias multirresistentes. Pero, aunque hubiera éxito en la obtención de estas nuevas moléculas a corto o medio plazo, nunca se puede bajar la guardia ya que la posibilidad de adquirir nuevas resistencias seguirá siendo elevada.

Disminuir el riesgo

Otro de los objetivos es disminuir el riesgo de adquirir infecciones causadas por patógenos bacterianos resistentes a la mayoría de antibióticos disponibles y que puedan resultar muy difíciles de tratar médicamente. Según los datos manejados por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) de Estocolmo, más de 25.000 europeos mueren al año infectados por estas bacterias multirresistentes.

Según el último Eurobarómetro, la población española es una de las más consumidoras de antibióticos de Europa y es una de las que tiene una “peor cultura” acerca de lo que son los antimicrobianos y para qué sirven.

En dicho sondeo, se desveló que el 53% de los encuestados en España afirmaron haber consumido un antibiótico en el último año, un porcentaje muy superior a la media europea. España fue el tercer país, de un total de 27, con mayores porcentajes de consumo. Una de las respuestas más frecuentes dada por los entrevistados españoles fue el uso de antibióticos para tratar la gripe y muchos reconocieron haberlos obtenido sin prescripción médica.

Prioridad sanitaria

Las recomendaciones de la OMS y del ECDC para atajar este problema no son difíciles de seguir y parten del principio de que la resistencia a los antibióticos pase al primer plano de las agendas de salud en todos los países y se convierta en una de sus prioridades.

“Siguiendo las recomendaciones de la CE y OMS, las autoridades deben favorecer la creación de  grupos de trabajo intersectoriales con  todos los ámbitos afectados con instrucciones precisas para desarrollar estrategias de actuación y planes de trabajo; en muchos países europeos estas recomendaciones ya se han empezado y se han obtenido éxitos muy importantes”, asegura el Dr. José Campos, jefe del Laboratorio de Antibióticos del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III y punto focal para la resistencia a antibióticos del ECDC en España.

El caso español

En nuestro país, actualmente existen bacterias habituales, tanto en el medio extrahospitalario (Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae y Escherichia coli) como hospitalario (Staphylococcus aureus, Klebsiella pneumoniae, Acinetobacter, Pseudomonas aeruginosa, etc.) que, por haber desarrollado resistencia a numerosos antibióticos en porcentaje variable, pueden resultar muy difíciles de tratar.

La mayor parte del consumo de antibióticos en España, al igual que en otros países, se produce en el ámbito extrahospitalario, donde alcanza aproximadamente el 90% del total. A su vez, el 85% de este consumo se destina a tratar infecciones respiratorias.

La clave: En relación con Europa y otros países occidentales como Estados Unidos y Canadá, España muestra registros muy desfavorables de resistencia, especialmente en patógenos bacterianos de ámbito extrahospitalario.

¿Quieres consultar una guía del Ministerio de Sanidad sobre el uso de antibióticos?