VIII Conferencia Anual de las Plataformas Tecnológicas de Investigación Biomédica

Participación, información y formación del paciente, claves en la innovación terapéutica

Publicado el por Somos Pacientes

La participación, la formación y la información del paciente juegan un papel clave en los procesos relacionados con la investigación farmacéutica. Por ello, su potenciación debe ser una prioridad”. Ésta es una de las principales conclusiones de la VIII Conferencia Anual de las Plataformas Tecnológicas de Investigación Biomédica: Medicamentos Innovadores, Nanomedicina, Tecnología Sanitaria y Mercados Biotecnológicos, celebrada en Madrid los días 24 y 25 de marzo. Bajo el epígrafe ‘La necesidad de la innovación’, las sesiones contaron con la participación de casi 300 científicos e investigadores especializados en biomedicina así como representantes de asociaciones, federaciones y confederaciones de pacientes. 

En el curso de las jornadas, que se han convertido en un referente en el ámbito de la investigación biomédica en nuestro país, se han dado a conocer las últimas iniciativas, nacionales e internacionales, de colaboración público-privada promovidas por las diversas Plataformas Tecnológicas de este área.

El acto de inauguración contó con la participación de Francisco Marín, Director General del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial; Margarita Alfonsel, Secretaria General de FENIN; Regina Revilla, Presidenta de ASEBIO; y Humberto Arnés,  Director General de Farmaindustria, quien destacó que “el compromiso de la industria farmacéutica con la investigación, como fuente de bienestar para los ciudadanos y de progreso para el país, es innegable. El modelo de innovación abierta es una realidad en la industria farmacéutica ya que éste es el sector que más colabora con centros públicos de investigación, universidades y hospitales”, puntualizó.

Como se ha ido demostrando en los últimos años en las sucesivas conferencias, el alto nivel científico de la investigación biomédica en España ha permitido la participación en importantes consorcios público-privados internacionales. Pero hay nuevos retos, y algunos de ellos fueron abordados en la edición de este año: la reutilización de datos para la investigación biomédica, el rol de los pacientes en la investigación clínica, así como los avances en este tipo de colaboraciones a través de nuevas iniciativas como las Comunidades en Salud bajo RIS3 que se pondrán en marcha en diferentes regiones en los próximos meses.

España y los medicamentos del futuro

En opinión de Jorge Barrero, adjunto a la presidencia de ASEBIO y miembro del equipo gestor de la Plataforma de Mercados Biotecnológicos, “en los últimos años España ha demostrado que tiene sobradas capacidades públicas y privadas para formar parte del selecto grupo de economías capaces de liderar el desarrollo de los medicamentos del futuro. Esto va más allá del acceso del paciente a la innovación farmacéutica que puede darse o se da, de hecho, en economías ricas sin ningún interés ni capacidad para desarrollar medicamentos. Lo que es imposible es desarrollar una industria innovadora si no se reconoce y respeta la innovación en todas las políticas (industriales, fiscales y, por supuesto, farmacéuticas) más allá de las que promocionan directamente  la I+D, que son necesarias pero no suficientes.”

Por su parte, Isabel García, secretaria general de ASEBIO y miembro del equipo gestor de la Plataforma de Mercados Biotecnológicos afirmó que “el sector biotecnológico tiene mucho que aportar en medicina personalizada y nuevas tecnologías biosanitarias así como en fármacos innovadores. El ámbito biosanitario puede mejorar el presente y el futuro con nuevos productos y servicios en el mercado; entre todos los actores se puede conseguir un equilibrio que mejore el sistema de salud en nuestro país”.

El papel de los pacientes

Una de las sesiones que suscitó mayor participación fue la que abordó el papel de ‘Los pacientes en investigación clínica’. Moderada por Emili Esteve, director del Departamento Técnico de Farmaindustria,  contó con la presencia de Esther Cabrero, de Roche, que aportó nuevos datos del Proyecto BEST, “una iniciativa”, dijo, “estratégica para crear una plataforma de excelencia en medicamentos innovadores”. “España es el único país europeo que tiene un proyecto de estas características en marcha”, aseguró.

El Proyecto BEST, que analiza los datos cada seis meses,  engloba 2.241 ensayos clínicos y cuenta con la colaboración de 754 centros distintos. La oncología, seguida de la cardiovascular, la de neurociencias y la de respiratorio son las áreas con mayor número de ensayos integrados. Por su parte, César Hernández, jefe del Departamento de Medicamentos de Uso Humano de la Asociación Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, afirmó con rotundidad que “la participación y la información son claves para la potenciación del papel del paciente en el proceso de investigación”. Hernández señaló también que la transparencia es esencial para mantener la confianza de la sociedad en los ensayos clínicos. “La información del Registro Español de Ensayos Clínicos, REec, debe ayudar a que los pacientes puedan tomar decisiones importantes en relación con su salud”.

El director médico de Lilly, José Antonio Sacristán, lamentó que aunque los pacientes ocupen un lugar central en el sector sanitario no sea así todavía en España en relación con la investigación. “Hay que investigar con los pacientes y no sólo para los pacientes”, puntualizó. Entre los puntos clave para revertir esta situación se refirió a la participación de los pacientes en los comités de ética de investigación y a la necesidad de ofrecer una información, clara e inteligible, sobre los resultados de los estudios dirigida a los pacientes.

EUPATI

Rob Camp, director de Comunicación de la Academia Europea de Pacientes (EUPATI), insistió en la importancia de involucrar a los pacientes en el proceso investigador. Informó que en el quinquenio  2012-2017 son objetivos fundamentales de la Academia el capacitar a los representantes de los pacientes en materia de innovación terapéutica y aportar materiales educativos sobre innovación en siete idiomas: inglés, español, francés, alemán, italiano, polaco y ruso.

Cerró la sesión Raúl Insúa, de Som Biotech, que indicó que es preciso afrontar con decisión el reto de la participación de los pacientes en los procesos de desarrollo clínico, “pues ellos son prioridad absoluta del Sistema Nacional de Salud”.

La sesión se cerró con las preguntas de algunos de los representantes de las entidades de pacientes que se encontraban en la sala, entre las que se contaban FECMA, FENAER, EME, ALCER, Myeloma Patients Europe, Fedhemo, ACCU, GEPAC, Ceafa, Acción Psoriasis, Conartritis, Fneth,  Asaco, FEDE,  ASEM,  Cesida,  Federación Parkinson y FEAPS.