La OMS insta a tomar medidas ante una enfermedad que ya afecta a 35 millones de pacientes

El número de pacientes con demencia en todo el mundo se disparará hasta los 115 millones en 2050

Publicado el por Somos Pacientes

Informe 'Demencia: una prioridad de salud pública', elaborado conjuntamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Internacional para el AlzheimerEl número de pacientes con demencia en todo el mundo, establecido en la actualidad en 35,6 millones, se habrá prácticamente duplicado en el año 2030 (65,7 millones de pacinetes) y triplicado para 2050 (115,4 millones). Estos son algunos de los datos del informe ‘Demencia: una prioridad de salud pública’, elaborado conjuntamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Internacional para el Alzheimer, que han solicitado a los gobiernos un mayor esfuerzo en sus políticas de prevención y atención de la enfermedad de Alzheimer.

Como explica el Dr. Oleg Chestnov, subdirector general del Departamento de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental de la OMS, “tenemos que aumentar nuestra capacidad para detectar la demencia temprana y proporcionar los cuidados sociosanitarios necesarios. Se puede hacer mucho para disminuir la carga de la demencia”.

Y es que, si bien la demencia afecta a todos los países –especialmente a aquellos de ingresos bajos y medianos, que acaparan el 58% de los pacientes–, únicamente ocho de los 194 estados miembros de la OMS tienen establecidos programas nacionales para hacer frente a esta enfermedad.

Gasto actual

El gasto actual asociado con el tratamiento y cuidado de los pacientes con demencia se estima en 460.000 millones de euros anuales. Unos costes en los que, además de la atención sociosanitaria, se contemplan la reducción, cuando no pérdida, de ingresos de los pacientes y sus cuidadores.

El principal problema, según refleja el informe, tiene que ver con la falta de diagnósticos precoces certeros. “Cuando se realiza el diagnóstico, a menudo se produce en una etapa relativamente tardía de la enfermedad”. Y es que de hecho, según se lamenta Chestnov, “a menudo, los trabajadores de la salud no están debidamente capacitados para reconocer la demencia”.

Conciencia pública

A ello se suma la falta de información y comprensión de la sociedad hacia la demencia. En palabras de Marc Wortmann, director ejecutivo de la Asociación Internacional para el Alzheimer, “la conciencia pública acerca de la demencia, sus síntomas, la importancia de obtener un diagnóstico y la ayuda disponible para los pacientes es muy limitada. Por tanto resulta vital incrementar la sensibilización y comprensión y reducir drásticamente sus estigmas asociados”.

El informe también analiza la situación de los cuidadores, por lo general propensos a padecer, entre otros trastornos mentales, depresión y ansiedad, así como diversas enfermedades meramente fisiológicas. Y como recoge el documento, “muchos cuidadores también sufren económicamente, ya que pueden ser forzados a dejar de trabajar, reducir sus horas de trabajo, o cambiarse a un empleo menos exigente para cuidar a un familiar con demencia”.

– ¿Quieres consultar (en inglés) el Informe ‘Demencia: una prioridad de salud pública’, elaborado conjuntamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Internacional para el Alzheimer?