Sin necesidad de autorización expresa del fallecido o autorización de sus familiares

Todos los chilenos mayores de 18 años serán donantes de órganos por ley

Publicado el por Somos Pacientes

Cámara de Diputados de Chile

Los chilenos mayores de 18 años serán, por ley, donantes de órganos sin necesidad de orden expresa del fallecido o de autorización por parte de sus familiares. Así lo establece la nueva ley de donación de órganos aprobada el pasado jueves por la Cámara de Diputados de Chile, en la que se especifica que todos los adultos del país serán donantes a no ser que hayan formalizado su negativa ante una notaría y el Registro Civil.

Víctor Torres, parlamentario por el Partido Demócrata Cristiano (PDC) de Chile e impulsor de la medida, puntualiza: “Hoy es un día muy importante para el fortalecimiento de la donación de órganos. Nos alegramos mucho, pues, en la práctica, la normativa que teníamos generaba muchas trabas para la donación, lo que incluso había significado que bajaran de manera importante los índices de donantes”.

Por su parte,  Matías Walker, diputado del PDC y co-impulsor de la nueva normativa, añade que “se trata de un perfeccionamiento del sistema y nos ponemos al día con el apoyo a la donación de órganos en Chile; y es que esta ley será de gran ayuda para los cientos de chilenos que hoy requieren un trasplante, estamos defendiendo el derecho a la vida“.

Nueva legislación

Concretamente, la nueva ley especifica que “toda persona mayor de 18 años será considerada como donante de sus órganos una vez fallecida, a menos que hasta antes del momento en que se decida la extracción del órgano se presente una documentación fidedigna, otorgada ante notario público, en la que conste que el donante en vida manifestó su voluntad de no serlo”.

Es más; para negar la donación también se requiere que “el notario remita dicha información al Servicio de Registro Civil e Identificación para efectos del Registro Nacional de No Donantes, según lo establezca el reglamento respectivo”.

La normativa entrará en vigor transcurridos cuatro meses desde su firma por el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y su posterior publicación en el Diario Oficial de la República de Chile –el equivalente al BOE español–. Por ello, los parlamentarios han solicitado al mandatario que “rubrique la norma cuanto antes“.