Discapacidad y derecho al voto

Europa también escucha nuestra voz

Por Enrique Galván
director de Plena Inclusión
Publicado el

Sonó alta y clara. La voz de siete personas con discapacidad intelectual de Plena inclusión resonó en Bruselas reivindicando el derecho al voto y la necesidad de hacer accesibles la información y mecanismos para facilitar ese derecho a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.

Fue en el 4º Parlamento Europeo de Personas con Discapacidad, una sesión plenaria organizada por el Parlamento Europeo y el Foro Europeo de Discapacidad (EDF) en la que, además de eurodiputados y miembros de diferentes instituciones, tomaron parte muy activa representantes de organizaciones de personas con discapacidad de toda Europa.

En él, las personas de Plena inclusión insistieron en la necesidad de asegurar la comprensión de los espacios de los colegios electorales, los programas políticos, la información sobre cómo votar y las diferentes modalidades para poder hacerlo.

Lo dicho, alta y clara resonó en Europa nuestra voz para pedir con toda coherencia e intensidad, como textualmente formuló una de las personas de Plena inclusión: “Que respeten nuestro derecho al voto. Que nos den la oportunidad de poder votar, porque también tenemos pensamientos, tenemos opinión y sabemos lo que nos gusta o lo que no“.

Por otra parte, recientemente se celebró en Madrid del encuentro ‘Construimos Mundo’, en el que en torno a 80 personas con discapacidad intelectual o del desarrollo de toda España se reunieron con el objetivo de aumentar sus conocimientos sobre cómo defender sus derechos como grupo y ante la sociedad e identificar mensajes importantes que compartir en torno a cuatro grandes ámbitos: igualdad de oportunidades, educación, empleo y vida independiente.

Esas demandas fueron expuestas por las propias personas con discapacidad en una sesión con senadores y diputados de las Comisiones de Políticas Integrales para la Discapacidad del Senado y del Congreso que se comprometieron a trasladarlas y defenderlas en el Parlamento. Sin duda pasos en la buena dirección.