Supone un ahorro anual de medio millón de euros para el Sistema Nacional de Salud

La autoadministración de las terapias para el angioedema hereditario es más barata y eficaz

Publicado el por Somos Pacientes

Angioedema hereditario

La autoadministración por los pacientes del tratamiento para el angioedema hereditario no solo se asocia con un aumento de la eficacia de las terapias y de la calidad de vida de los afectados, sino también con una disminución de los costes para el Sistema Nacional de Salud (SNS). Como han destacado los expertos participantes en la reunión ‘Evidencia y Experiencia en el Manejo del Angioedema Mediado por Bradicinina en los Servicios de Alergias’, recientemente celebrada en Valencia, la autoadministración supondría un ahorro medio anual de medio millón de euros para el SNS.

Como explica la Dra. Mar Guilarte, del servicio de Alergología del Hospital Universitario Vall d’Hebrón de Barcelona, “el ahorro por paciente y por crisis  alcanza los 121,3 euros, lo que equivale a un 9,3% con respecto a la administración por personal sanitario”.

En concreto, el 73,6% del ahorro derivaría de la disminución de los costes médicos –caso del tratamiento o de las visitas a los servicios hospitalarios de Urgencias–, mientras que el 24,4% restante obedecería a reducción de los costes sociales “derivados de la pérdida de productividad laboral“, indica la Dra. Guilarte.

Mejorar la calidad de vida

Además de un ahorro para el sistema, la autoadministración conlleva que el paciente pueda ser tratado de manera precoz, lo que redunda en un incremento de su calidad de vida. No en vano, “y al tener la oportunidad de tratar el ataque en cualquier situación y de forma rápida, disminuiría la angustia que le genera la incertidumbre”, destaca la Dra. Guilarte.

Todo ello sin olvidar, como recuerdan los expertos, la reducción del absentismo laboral y escolar asociada con la autoadministración de los tratamientos.

– A día de hoy, 45 asociaciones de pacientes dedicadas a las enfermedades raras ya son miembros de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?