La SEMEG alerta que sus efectos son "puramente cosméticos"

Los geriatras advierten de que la ‘medicina antiaging’ no previene el envejecimiento

Publicado el por Somos Pacientes

La denominada ‘medicina antiaging’ no previene ni reduce el envejecimiento. Por el contrario, y como ha alertado la Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMEG), “solo tiene efectos puramente cosméticos, y es que a día de hoy ningún producto, técnica o fármaco ha demostrado mediante pruebas o ensayos clínicos controlados reducir el envejecimiento”.

En la actualidad, en nuestro país conviven cerca de 8,5 millones de personas con edades superiores a los 65 años. Una cifra que, dado el actual índice de envejecimiento, de un 17,4%, se duplicará en las próximas cuatro décadas.

Y con el envejecimiento, como explica el doctor Jesús María López Arrieta, ex presidente de la SEMEG, “no se puede evitar que nos salgan arrugas, que disminuya la velocidad de la marcha, que nos cansemos más ante el ejercicio o que disminuya la reserva funcional de los órganos; todos estos aspectos son inherentes al paso del tiempo, y no tienen que verse como algo negativo“.

Edad de oro

La SEMEG incide en la necesidad de contemplar la vejez como una etapa en la que las personas se relacionen con sus familiares y amigos desde la perspectiva que proporciona la experiencia y, sobre todo, que disfruten de la vida desde un punto de vista más lúdico.

Todo ello sin olvidar la necesidad de seguir un estilo de vida saludable. En palabras de López Arrieta, “en el envejecimiento hay una parte genética, contra la que es más difícil luchar, y otra que depende del entorno: realizar actividad física, seguir una dieta adecuada, tener unos hábitos estructurados en función del momento del día y prevenir los factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión, la diabetes y el colesterol, pueden evitar hasta un 30% del aspecto patológico o, lo que es lo mismo, las enfermedades asociadas, del envejecimiento”.

En definitiva, y ante esta situación, “lo que debemos hacer es plantear propuestas sensatas para paliar los efectos del envejecimiento sobre los individuos, como son la discapacidad y la dependencia; la solución ya está inventada y se llama Geriatría”, concluye López Arrieta.