Los expertos recomiendan que la actividad física se inicie en el posoperatorio inmediato

FECMA incide en la necesidad de que las mujeres con cáncer de mama practiquen ejercicio

Publicado el por Somos Pacientes

CANCER MAMA EJERCICIO FISICOLa Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), miembro activo de Somos Pacientes, ha recordado con motivo de la celebración del Día Mundial de la Actividad física que el ejercicio resulta muy beneficioso para las pacientes intervenidas de cáncer de mama no sólo durante el tratamiento, sino también después del mismo.

En palabras de la presidenta de FECMA, María Antonia Gimón, “para una mujer intervenida, la práctica de ejercicio será de gran ayuda para recuperar la fuerza y movimiento en su brazo. Y además servirá para reducir el dolor y la rigidez del hombro”.

Los expertos recomiendan que los ejercicios se inicien en el posoperatorio inmediato, bajo la supervisión del personal sanitario. “Desde un punto de vista práctico, el ejercicio debe ser practicado de forma continuada y progresiva, que no suponga agotamiento de la paciente”, ha puntualizado Gimón.

Dieta sana

La FECMA siempre ha incidido en la necesidad de que la mujer se responsabilice de su propia salud. Y en este sentido, recuerda Gimón, “existen datos concluyentes que muestran la relación entre la alimentación y el cáncer de mama“. Concretamente, una dieta con alto contenido en verduras, frutas y rica en fibra representa un factor clave en la prevención de este tipo de tumor.

“Sabemos que una dieta saludable puede hacer más efectivo el tratamiento y que incluso posibilita recibir una dosis más alta del mismo para conseguir aumentar las posibilidades de recuperación –explica la presidenta de la FECMA–. Además, una terapia nutricional adecuada ayuda a evitar lesiones en el tejido corporal, reconstruirlos y combatir infecciones”.

Una hora diaria

Por lo general, y como muestran los estudios llevados a cabo por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adopción de una dieta sana –baja en azúcares y grasas– y la práctica de, cuando menos, una hora diaria de ejercicio físico constituyen un mecanismo básico de prevención que puede disminuir hasta en un 30% el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

– A día de hoy, 16 asociaciones de pacientes dedicadas al cáncer de mama ya son miembros activos de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?