Los investigadores Gregory Winter y Richard A. Lerner son los galardonados

El Príncipe de Asturias de Investigación premia los avances en inmunología en su edición de 2012

Publicado el por Somos Pacientes

premio principe de asturias ciencia 2012Los investigadores Gregory Winter y Richard A. Lerner han sido galardonados con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2012, según ha hecho público este miércoles en Oviedo el jurado encargado de la concesión del galardón.

Esta candidatura ha sido propuesta por Paul Nurse, Premio Nobel de Medicina 2001 y presidente de la Royal Society, institución galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2011; Paul Greengard, Premio Nobel de Medicina 2000; y Peter Lawrence, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2007.

Jurado de prestigio

En esta ocasión, el jurado estuvo presidido por Pedro Miguel Echenique Landiríbar e integrado por Juan Luis Arsuaga Ferreras, Juan Ignacio Cirac Sasturáin, Antonio Fernández-Rañada Menéndez de Luarca, Luis Fernández-Vega Sanz, Cristina Garmendia Mendizábal, Santiago Grisolía García, María del Rosario Heras Celemín, Bernardo Hernández González, Emilio Lora-Tamayo D’ocón, José Antonio Martínez Álvarez, Petra Mateos-Aparicio Morales, Amador Menéndez Velázquez, Ginés Morata Pérez, Enrique Moreno González, César Nombela Cano, Eduardo Punset Casals, Marta Sanz-Solé, Manuel Toharia Cortés y Vicente Gotor Santamaría (secretario).

El acta del jurado recuerda que los anticuerpos son parte esencial del sistema inmunitario con una enorme capacidad de reconocer lo propio del organismo y defenderlo especialmente frente a agentes externos: “Winter ha descubierto la forma de modificar células animales productoras de anticuerpos, de manera que estos puedan funcionar sin rechazo en el organismo humano. La creación de Lerner de bibliotecas combinatorias de anticuerpos permite la construcción de repertorios inmunológicos muy superiores a los que produce el sistema inmunitario humano”.

Sistema inmunitario

Gregory Winter y Richard A. Lerner están en la vanguardia de las investigaciones sobre el sistema inmunitario. Los avances en la utilización de anticuerpos como herramientas terapéuticas han proporcionado nuevos métodos para prevenir y tratar desórdenes inmunes, enfermedades degenerativas y distintos tipos de tumores. En muchos casos, el empleo de anticuerpos ha mitigado el sufrimiento del paciente y ha detenido el progreso de la enfermedad.

Además, estos investigadores han logrado crear un sistema inmune sintético en tubo de ensayo, demostrando su potencial preventivo y terapéutico al superar el repertorio de anticuerpos naturales que el cuerpo humano puede generar.

Gregory Winter (Reino Unido, 1951) estudió Ciencias Naturales en el Trinity College de Cambridge y desarrolló sus estudios doctorales en el Laboratorio de Biología Molecular (LMB) del Medical Research Council (MRC), institución de la que ha sido subdirector. En 2011 fue nombrado master del Trinity College, cargo del que tomará posesión en julio de 2012.

Innovación farmacéutica

En el seno del LMB, Winter ha sido uno de los bioquímicos más destacados en la innovación de técnicas de creación de anticuerpos terapéuticos monoclonales y uno de los pioneros en el desarrollo de técnicas para la humanización de estos anticuerpos, un paso fundamental para que el sistema inmune humano no los identifique como agentes extraños. Está en posesión de numerosas patentes y, además de haber sido asesor de varias firmas científicas de ingeniería genética, fue el fundador en 1989 de Cambridge Antibody Technology, una de las empresas biotecnológicas impulsadas por el LMB para la comercialización de estos anticuerpos, entre ellos el adalimumab, destinado al tratamiento de la artritis reumatoide y la enfermedad de Crohn. También fundó las empresas Domantis, en 2000, y Bicycle Therapeutics, en 2009.

En cuanto a Richard Alan Lerner (Chicago, EE.UU., 1938), estudió Medicina en las universidades Northwestern y Stanford, en la que se doctoró en 1964. Tras realizar el internado en el Palo Alto Stanford Hospital, en 1965 empezó su trayectoria investigadora y docente en el Departamento de Patología Experimental del Research Scripps Institute de La Jolla (California), institución de la que llegó a ser presidente entre 1991 y 2012. En la actualidad ocupa la cátedra Lita Annenberg Hazen de Inmunoquímica del Departamento de Biología Molecular del Scripps y es miembro del Skaggs Institute de Biología Química.

Bibliotecas combinatorias

Lerner fue el artífice del avance más importante desde el descubrimiento de los anticuerpos monoclonales hace un cuarto de siglo: la concepción, diseño y creación de bibliotecas combinatorias de anticuerpos, actualmente las más utilizadas del campo de la bioquímica, lo que permitió ampliar el rango de acción del sistema inmune.

Lerner sentó sus bases en un artículo publicado en Science en 1989 y todos los avances que se produjeron en el cambio de las bibliotecas combinatorias derivaron, directa o indirectamente, de este artículo. Además, en 1991, Lerner desglosó la esencia de la producción de anticuerpos sin inmunización y su método ha permanecido como el camino más eficiente para la producción de anticuerpos totalmente humanos. Por otra parte, Lerner ha sido pionero en el desarrollo de los denominados anticuerpos catalíticos, una estrategia destinada a acelerar y catalizar reacciones químicas para las que los métodos tradicionales no son eficientes.

Trigésimo segunda edición

Este ha sido el cuarto de los ocho Premios Príncipe de Asturias que se conceden este año, en que cumplen su trigésimo segunda edición. Anteriormente fueron otorgados el de las Artes, al arquitecto español Rafael Moneo; el de Ciencias Sociales, a la filósofa estadounidense Martha C. Nussbaum, y el de Comunicación y Humanidades, al diseñador de videojuegos japonés Shigeru Miyamoto.

En las próximas semanas se fallarán los correspondientes a Letras y Cooperación Internacional. Los Premios Príncipe de Asturias de los Deportes y de la Concordia se fallarán el próximo mes de septiembre.

Cada uno de los Premios Príncipe de Asturias, concedidos por primera vez en 1981, está dotado con 50.000 euros, la escultura creada y donada expresamente por Joan Miró para estos galardones, un diploma y una insignia acreditativos. Los galardones serán entregados en otoño en Oviedo, en un solemne acto presidido por el Príncipe de Asturias.