La no exposición al sol puede conllevar un incremento del riesgo cardiovascular

Tomar el sol podría ayudar a bajar la presión arterial

Publicado el por Somos Pacientes

Tomar el sol puede ayudar a reducir los niveles de presión sanguínea. Y es que los rayos ultravioletas A (UVA) alteran los niveles de óxido nítrico (NO) tanto en la piel como en la sangre, conllevando una reducción de la presión arterial y, por ende, un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Así lo muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Southampton y de la Universidad de Edimburgo, ambas en el Reino Unido, y publicado en la revista ‘Journal of Investigative Dermatology’.

En palabras del doctor Martin Feelisch, co-autor de la investigación, “”el NO, junto con sus productos de descomposición, es conocido por su abundancia en la piel y su implicación en la regulación de la presión arterial. Cuando se expone a la luz solar, pequeñas cantidades de NO se transfieren desde la piel hasta el torrente sanguíneo, disminuyendo el tono de los vasos sanguíneos y bajando la presión arterial, lo que conlleva una reducción del riesgo de infarto de miocardio y de ictus”.

Menor presión sanguínea

Para lleva a cabo el estudio, los investigadores evaluaron el efecto de la exposición a la luz solar de 24 personas sanas. Para ello, los participantes se sometieron a dos sesiones de 20 minutos cada una de exposición a los UVA de lámparas de bronceado –en la primera recibieron tanto los UVA como el calor de las lámparas, mientras que en la segunda se bloquearon los UVA.

Los resultados muestran que la exposición a los UVA dilata los vasos sanguíneos, reduce significativamente la presión sanguínea y altera los niveles de metabolitos de NO en la sangre. Un efecto, además, que se lleva a cabo sin alterar los niveles de vitamina D.

¿ECV vs. cáncer de piel?

Como apunta el doctor Feelisch, “los resultados son significativos para el debate actual sobre los posibles beneficios para la salud de la luz solar y el papel de la vitamina D en este proceso. Puede ser un momento oportuno para reevaluar los riesgos y beneficios de la luz solar para la salud humana y revisar el consejo actual de salud pública”.

Y es que si bien los autores recuerdan que el exceso de exposición a la luz solar es fundamental para prevenir el cáncer de piel, también alertan que la no exposición en absoluto podría conllevar un mayor riesgo cardiovascular.

No en vano, “y con excepción de la salud ósea, los efectos de la suplementación oral de vitamina D han sido decepcionantes”, concluye el doctor Feelisch.

– ¿Quieres consultar (en inglés) el estudio publicado en la revista ‘Journal of Investigative Dermatology’?

– A día de hoy, 27 asociaciones de pacientes dedicadas a las enfermedades cardio y cerebrovasculares son ya miembros activos de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?