El copago de medicamentos puede perjudicar a las personas con trastorno mental

FEAFES teme que los recortes sociales “vulneren los derechos de las personas con discapacidad”

Publicado el por Somos Pacientes

feafesTras la convalidación en el Congreso de los Diputados el pasado jueves del Real Decreto de Ley de Medidas Urgentes para Garantizar la Sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEAFES), miembro de Somos Pacientes, ha mostrado su preocupación ante la posibilidad de que esta norma “reduzca gravemente la calidad en la atención en salud mental, vulnere derechos de las personas con discapacidad y se abandone el carácter público y el principio de universalidad vigente hasta el momento”.

Por ello, FEAFES ha emitido un comunicado que incluye los siguientes puntos:

– El sistema de atención en salud mental es aún claramente insuficiente, por lo que es necesario completar y aumentar los servicios que se prestan a través de los distintos recursos, principalmente de las unidades de Salud Mental. Las actuaciones de las administraciones públicas deben dirigirse al desarrollo y mejora de esta red de servicios, no a su reducción o deterioro.

– La aplicación de la nueva normativa del Sistema Nacional de Salud supone una ruptura del carácter público y del principio de universalidad. Así, preocupa que la nueva normativa perjudique económicamente a través del “copago” de medicamentos, a las personas con enfermedades crónicas, como es el caso de muchos trastornos mentales.

– Para las personas con enfermedad mental y sus familias resulta muy preocupante la posibilidad de que buena parte de nuestro colectivo se quede fuera de las condiciones de “asegurado“, al no cumplir los requisitos que establece la nueva normativa. Miles de personas con trastorno mental verían así vulnerado su derecho constitucional a la salud.

– Además, FEAFES teme que dicha reforma perjudique especialmente a las personas sin hogar y a los inmigrantes irregulares. En general, las personas con trastorno mental que pertenecen a estos colectivos excluidos están sin diagnosticar. Los requisitos de documentación para atenderles sólo provocarán un mayor aislamiento y deterioro de unas personas que ya se encuentran en una situación muy vulnerable.

– En todos los ámbitos, pero particularmente en el de la salud mental, el hecho de limitar la atención a cualquier grupo social a las urgencias hospitalarias es sencillamente optar por la vía menos eficaz para abordar estos trastornos, con los problemas personales y sociales que esta actuación conllevaría.

– La Confederación FEAFES afirma que la atención en salud mental de calidad, con apoyos continuados en el ámbito comunitario, puede suponer, además de la mejora de los tratamientos, un ahorro importante en el gasto público, puesto que a medio plazo reduce tres de las partidas más costosas: los ingresos hospitalarios, los servicios de urgencias y la compra de fármacos.

– Por todo lo anterior, el movimiento asociativo FEAFES quiere transmitir al conjunto de las administraciones que está dispuesta a colaborar en todo aquello que suponga la búsqueda de una mayor eficacia en el gasto socio-sanitario, sin que esto afecte la calidad de los servicios que se prestan. En caso contrario, FEAFES adelanta su rechazo frontal a que los recortes presupuestarios perjudiquen la atención en salud mental y supongan la vulneración de derechos fundamentales de las personas con enfermedad mental y sus familias.