Estudio en ‘JAHA’

Dormir poco aumenta el riesgo de muerte CV en el síndrome metabólico

Publicado el por Somos Pacientes

young man in bed with eyes opened suffering insomnia and sleep disorder thinking about his problem

Las personas con factores de riesgo de síndrome metabólico –entre otros, el exceso de peso, la hipertensión arterial o la hipercolesterolemia– que duermen menos de seis horas diarias presentan cerca del doble de riesgo de morir a causa de un infarto o un ictus que aquellas que, aun con el trastorno, disfrutan de un sueño de mayor duración. Así lo muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania en Hershey (Estados Unidos) y publicado en la revista Journal of the American Heart Association (JAHA).

En palabras del doctor Julio Fernández-Mendoza, director del estudio, “si usted presenta varios factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, es importante que cuide su sueño y consulte con su médico en caso de dormir poco para, de esta manera, reducir su riesgo de fallecimiento por causas cardiovasculares o un ictus”.

Mayor riesgo de mortalidad

El estudio fue llevado a cabo con la participación de 1.344 adultos que, con un promedio de edad de 49 años, aceptaron dormir al menos una noche en un laboratorio del sueño de la Universidad de Pensilvania. Unos participantes que, en hasta un 39,2% de los casos, fueron diagnosticados de síndrome metabólico al presentar al menos tres de los cinco factores de riesgo cardiometabólicos evaluados en el estudio: un índice de masa corporal (IMC) superior a 30 kg/m2 y niveles elevados de colesterol total, triglicéridos, presión arterial y azúcar en sangre en ayunas.

Concluido el seguimiento de 16,6 años del estudio, el 22% de los participantes había fallecido.

Los resultados mostraron que, comparados frente a aquellos sin el trastorno, los participantes con síndrome metabólico que durmieron más de seis horas en el laboratorio del sueño tuvieron un riesgo 1,49 veces superior de fallecer por un ictus a lo largo de los 16,6 años evaluados.

Es más; comparados igualmente frente a aquellos sin el síndrome, las personas con el trastorno que durmieron menos de seis horas Un incremento del riesgo que, en caso de dormir menos de seis horas mostraron un riesgo 2,1 veces mayor de morir por una enfermedad cardiovascular o un ictus.

Como concluye el doctor Fernández-Mendoza, “la gran mayoría de estudios que se realizan en los laboratorios del sueño tienen por objeto descartar la apnea del sueño. Sin embargo, los médicos también deberían tratar de identificar la presencia de un sueño insuficiente, pues puede ser una señal de un mayor riesgo de muerte en pacientes con factores de riesgo cardiovascular”.

– ¿Quieres consultar (en inglés) el estudio publicado en la revista ‘Journal of the American Heart Association’?

– A día de hoy, 36 asociaciones de pacientes dedicadas a las enfermedades cardio y cerebrovasculares son ya miembros activos de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?