La alimentación es más saludable cuando los padres tienen una formación superior

El nivel educativo de los padres condiciona la alimentación de sus hijos

Publicado el por Somos Pacientes

Los niños cuyos padres tienen un nivel educativo de grado bajo o medio comen de forma menos saludable que aquellos con progenitores con formación superior. Así lo muestra el estudio IDEFICS, trabajo internacional llevado a cabo con investigadores de ocho países europeos –entre los mismos, investigadores de la Universidad de Zaragoza– y publicado en la revista Public Health Nutrition.

Como explican los autores, “el nivel educativo de los progenitores influye en la frecuencia con la que sus hijos toman alimentos relacionados con la obesidad; tal es así que los padres con mayor nivel de estudios dan de comer a sus hijos alimentos con menos grasas y azúcares, mientras que aquellos cuyos padres tienen un nivel educativo bajo o mediano consumen menos frutas y verduras y más productos procesados y bebidas azucaradas“.Mayor riesgo de sobrepeso

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores evaluaron los hábitos alimenticios de 14.426 niños con edades comprendidas entre los 2 y los 9 años de Italia, Estonia, Chipre, Bélgica, Suecia, Hungría, Alemania y España.

Los resultados, como puntualiza el doctor Juan Miguel Fernández Alvira, investigador de la Universidad de Zaragoza y co-autor del estudio, “muestra que las mayores diferencias se observan en el consumo de alimentos como verduras, frutas y bebidas azucaradas”.

En consecuencia, los menores procedentes de estratos socioculturales menos favorecidos presentan “un mayor riesgo –advierte el doctor Fernández Alvira– de desarrollar sobrepeso y obesidad; por tanto, los programas de prevención de la obesidad infantil deberían abordar de manera especial y específica a aquellos grupos socioeconómicamente desfavorecidos”.

No en vano, y si bien el periodo que abarca desde los 2 hasta los 14 años de edad es una etapa de crecimiento en la que, como recuerda el doctor Fernández Alvira, “aumentan las exigencias de energía y nutrientes”, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de la importancia de controlar la alimentación entre los más pequeños dado que “en torno a 40 millones de menores de cinco años tenían sobrepeso en el año 2010 en todo el mundo”.

– ¿Quieres consultar (en inglés) el estudio publicado en la revista ‘Public Health Nutrition’?