El despliegue en Cataluña del Código Ictus y del Teleictus 2.0 ha permitido acortar de forma muy notable el periodo de tiempo entre el inicio de los síntomas y el tratamiento

Ictus, cuando organizar bien los recursos salva vidas y evita secuelas

Publicado el por Somos Pacientes


En Cataluña, los pacientes que sufrieron un ictus isquémico el año pasado recibieron tratamiento trombolítico (que destruye el trombo gracias a la administración intravenosa de un medicamento o bien por medios mecánicos administrados por vía intravascular) a los 138 minutos de media de la aparición de los primeros síntomas, un tiempo que ha mejorado en siete minutos con respecto a 2011. Acortar este periodo de tiempo hasta la instauración del tratamiento (que no es eficaz pasados 270 minutos del inicio de los síntomas) es muy difícil, pero necesario, dado que sus resultados clínicos son mejores, y menores las secuelas, cuanto antes se pone en marcha.

“Pero la organización de los recursos también tiene un efecto curativo: la implementación del Código Ictus y del Teleictus 2.0 ha permitido incrementar el número de tratamientos trombolíticos, acortar el tiempo hasta su inicio y mejorar de forma muy evidente la distribución territorial hasta hacerla casi equitativa”, explica Miquel Gallofré, responsable del Plan Director de Enfermedades Vasculares Cerebrales de Cataluña.

Coordinación entre profesionales

La cooperación entre los profesionales del Sistema de Emergencias Médicas (SEM/112) y los de la atención hospitalaria es una pieza clave en el tratamiento de estos pacientes. El despliegue del Código Ictus y la puesta en marcha el año pasado del Teleictus 2.0 han permitido disponer de más centros hospitalarios (hasta un total de 25) con capacidad para diagnosticar y tratar pacientes y acortar de forma muy notable el periodo de tiempo entre el inicio de los síntomas y el tratamiento.

En 2013 se activaron un total de 4.890 casos de Código Ictus, según los datos suministrados por los mismos hospitales. Durante el primer año del Teleictus 2.0 se ha evaluado a 533 pacientes: 94 han accedido a la trombolisis intravenosa, 254 han evitado el traslado en otros hospitales y 37 han sido trasladados para evaluación terciaria.

El sistema Teleictus 2.0 está demostrando ser una herramienta efectiva para acortar el tiempo hasta la evaluación de los pacientes, lo que permite tratar a más pacientes y hacerlo más rápidamente y, además, evitar un número importante de traslados –y por tanto tiempo ‘perdido’–, puesto que los pacientes pueden ser evaluados por un experto en neurología vascular en el mismo hospital comarcal.

Crece el número de tratamientos

En el periodo 2005-2012 se realizaron 3.504 tratamientos en pacientes hospitalizados con ictus isquémico. En estos siete años se ha pasado de tratar 2,3 pacientes por cada 100.000 habitantes a tratar 11,3 pacientes por cada 100.000 habitantes. En el periodo que va de 2005 a 2012 se realizaron 61.657 hospitalizaciones por esta causa en hospitales del SISCAT, lo que equivale a 125,5 hospitalizaciones por cada 100.000 mujeres de más de 20 años, y 134,3 por cada 100.000 hombres de más de 20 años.

Además, el Plan Director de la Enfermedad Vascular Cerebral elabora programas, campañas y actividades de educación sanitaria sobre la ictus dirigidas a la población general para mejorar su reconocimiento de los síntomas y asegurar que el alerta médica se haga a través del SEM/112.

¿Qué es el Código Ictus? Es un sistema de detección y traslado rápido de casos con ictus agudo que se basa en la cooperación entre los profesionales del SEM y los de la atención hospitalaria. El objetivo es facilitar que estos pacientes sean evaluados por expertos en un tiempo tan corto como sea posible para facilitar el tratamiento trombolítico a todos los candidatos. El sistema se ha ido incorporando en los hospitales catalanes desde 2006 hasta llegar al número de 25 –entre hospitales de referencia (14) y comarcales (11)– que actualmente lo tienen implantado.

¿Qué es el Teleictus 2.0? Su implantación a partir de marzo del 2013 ha permitido que 11 hospitales comarcales, conectados con los centros de referencia y a una guardia central con un neurólogo vascular mediante videoconferencia, se sumen a la red de hospitales con capacidad para evaluar y tratar pacientes con ictus isquémico.

Este servicio consta de un sistema de videoconferencia a través del cual el especialista en neurología vascular del hospital de referencia ve y evalúa los pacientes en directo a la vez que revisa la imagen de la tomografía computada (TC). De este modo, el especialista puede decidir instaurar el tratamiento in situ y ganar tiempo. Los pacientes pueden permanecer en el hospital comarcal o ser remitidos al de referencia según su estado clínico y la opinión del especialista.

El ictus en Cataluña. Al igual que en el resto de España, el ictus afecta sobre todo la población de edad avanzada, a pesar de que el número de personas afectadas menores de 65 años también es importante (el 24% en 2010). Es la primera causa de muerte de las mujeres y la tercera de los hombres, y la primera causa de discapacidad médica en adultos. En el año 2010, en Cataluña, 15.070 personas ingresaron por ictus en los hospitales públicos.

– A día de hoy, 27 asociaciones de pacientes dedicadas a las enfermedades cardio y cerebrovasculares son ya miembros activos de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?