La lucha contra hábitos perjudiciales para la salud, tendrá espacio en Somos Pacientes

Jóvenes, tabaco y papás despistados

Publicado el por Somos Pacientes

Los jóvenes españoles comienzan a fumar a los 13,9 años de edad media, mientras que los padres están convencidos de que su inicio en este hábito tóxico es más tardío, en concreto a los 15 años. La existencia de fumadores en el grupo de amigos y la necesidad de asegurarse la integración en el grupo son los principales motivos que llevan a los jóvenes a fumar; es más, 8 de cada 10 jóvenes afirma que tener amigos fumadores es la principal razón para iniciarse.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio sociológico Juventud y Tabaquismo, realizado por la Fundación Pfizer. Para comprobar hasta qué punto tienen conocimiento los padres de la conducta o creencias de sus hijos respecto al tabaco, si estos son conscientes de los efectos nocivos de fumar o si tienen intención de abandonar su consumo, esta encuesta, realizada por TNS Demoscopia, ha analizado los datos obtenidos en 1.600 entrevistas desde una doble perspectiva, la de los jóvenes españoles de 12 a 20 años y la de sus padres y madres. Según sus resultados, cerca de 3 de cada 10 jóvenes encuestados declaran ser (18%) o haber sido (10,7%) fumadores, algo que desconoce casi la mitad de sus padres. En general, el índice de fumadores es algo superior (1-2 puntos) entre las chicas que entre los chicos.

Fumadores, ¿informados?

La actual tasa de consumo de tabaco entre los españoles de 16 a 20 años alcanza el 27,4%, y ello pese a que 9 de cada 10 jóvenes afirma estar suficientemente informado sobre sus efectos nocivos. De este modo, la mayoría reconoce ser consciente de los efectos del tabaco en los dientes, el aliento, la práctica de actividad deportiva, la piel, el corazón, el pulmón, su relación con el cáncer y, en general, sus consecuencias en la salud a largo plazo. Es más, el 90% considera al tabaco un problema de salud pública.

Además, la gran mayoría de los jóvenes, incluidos los que fuman, valora positivamente la actual ley del tabaco y el 61% cree que ha conducido a que los fumadores reduzcan su consumo. Además, hasta un 30% considera que está sirviendo para reducir su consumo entre los jóvenes.

A la pregunta de si con la entrada en vigor de la ley han cambiado de alguna forma sus hábitos a la hora de fumar, el 61,3% de los jóvenes contesta afirmativamente: el 28% afirma fumar menos por tener que salir a la calle, casi el 23% sale de los locales para fumar y, por ejemplo, el 4,6% declara prestar más atención para no molestar a los demás.

Precio y… salud

Tener conocimiento sobre los efectos nocivos del tabaco sobre la salud es la clave para que los jóvenes no se inicien en su consumo. Una vez que ya son fumadores, las razones principales para dejar de fumar son su precio (se ha calculado que por cada incremento de un 10% en el precio se reduce la demanda entre los adultos en un 4%, porcentaje que sube mucho más entre los adolescentes) y las consecuencias para la salud.

La gran mayoría de los jóvenes que fuman desearían dejar el tabaco o, al menos, reducir su consumo. Tal es así que la mitad ha intentado abandonar su consumo en alguna ocasión. Sin embargo, durante el último intento, la gran mayoría (81%) volvió a fumar antes de tres meses. Más del 20% de los jóvenes fumadores desearía tener algún tipo de ayuda para dejar o reducir el consumo de tabaco.

Mitos sobre el tabaco

Por último, todavía, a día de hoy, una significativa proporción de jóvenes sigue aceptando determinados mitos a favor del tabaco, por ejemplo, que “la mayoría de la gente fuma”, que “fumar adelgaza” (un 25% así lo cree), o que “el tabaco solo es malo si se consume durante muchos años seguidos” (según el 36%).

Según la Encuesta Europea de Salud en España referida a 2009 (la última disponible, realizada por el INE), el 26,2% de la población de 16 y más años afirma fumar a diario, el 3,7% es fumador ocasional, el 20,4% se declara ex-fumador y el 49,7% nunca ha fumado. Por sexo, el porcentaje de fumadores diarios es del 31,2% en los hombres y del 21,3% en las mujeres. Por edad, cabe destacar que el 26,3% de los jóvenes de 16 a 24 años fuma a diario. Este porcentaje se eleva a algo más del 33% para las edades de 25 a 54 años y luego disminuye a medida que avanza la edad.

El dato: El tabaquismo continúa siendo la primera causa evitable de enfermedad y muerte prematura en España. Cada año, más de 50.000 personas mueren prematuramente en nuestro país debido a su consumo, que, además, acarrea un enorme gasto para el sistema sanitario: más de 15.000 millones de euros.

¿Quieres descargar el Informe ‘Juventud y tabaquismo’?