Ictus

El ictus o accidente cerebral vascular se produce por la muerte de tejido cerebral que tiene lugar cuando hay una insuficiencia circulatoria y, en consecuencia, el aporte de oxígeno al cerebro resulta deficiente. La insuficiencia circulatoria puede originarse por la obstrucción (isquemia) o rotura (hemorragia) de un vaso sanguíneo.

En el año 2006, el ictus fue la segunda causa de muerte en la población española (32.887 casos en total, solo detrás de la cardiopatía isquémica) y la primera causa de muerte en la mujer (19.038 casos). Es, también, la primera causa de discapacidad permanente en la edad adulta. Muchos de los pacientes que sobreviven sufren secuelas importantes que les limitan en sus actividades de la vida diaria. Por otra parte, el 75% de los casos de ictus en España afectan a personas mayores de 65 años y, debido a las previsiones demográficas, según las cuales tendremos en 2050 una de las poblaciones más envejecidas del mundo, se prevé un gran incremento de su impacto en la sociedad.

Solo un 22% de los afectados es capaz de reconocer sus síntomas

Tras un ictus, una asistencia sanitaria lo más precoz posible es clave para la superviviencia y también para minimizar su impacto sobre la calidad de vida del paciente que lo supera. Sin [más…]