El riesgo de morir por ECV o cáncer es, respectivamente, hasta 3,3 y 1,7 veces mayor

El infradiagnóstico de comorbilidades podría acortar la vida de los esquizofrenicos

Publicado el por Somos Pacientes

Los pacientes con esquizofrenia tienen una menor esperanza de vida que la población general, hasta 15 años menos en el caso de los varones y 12 en el de las mujeres. La razón, el mayor riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares (ECV) y cáncer que presenta este colectivo de pacientes. Así lo muestran los resultados de un estudio publicado en la revista The American Journal of Psychiatry, en el que además se alerta del notable infradiagnóstico de estas comorbilidades en esta población.

En palabras del doctor Jan Sundquist, de la Universidad de Lund (Suecia) e investigador principal del estudio, “resulta inaceptable que un grupo tan vulnerable de personas, que también tienen mucho contacto con el sistema de salud, mueran prematuramente de enfermedades como las cardiovasculares y el cáncer, que deberían ser evitables“.

Mayor prevalencia, menor diagnóstico

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron entre los años 2003 y 2009 a más de seis millones de personas incluidas en el Estudio Nacional de Suecia. De las mismas, 8.277 participantes habían sido diagnosticados de esquizofrenia.

Los resultados mostraron que, comparadas con la población sin el trastorno, las mujeres con esquizofrenia tenían un riesgo hasta 3,3 veces superior –2,2 veces en los varones– de morir por ECV, así como una probabilidad 1,7 veces mayor –1,4 veces en los varones– de morir por cáncer.

Y asimismo, también mostraron que los pacientes con esquizofrenia acudían a los servicios de salud hasta dos veces más que la población no afectada por el trastorno. Pero aún así, no eran más propensos a ser diagnosticados de ECV o cáncer. “De hecho –apuntan los autores–, hemos visto un patrón opuesto, por lo que queda claro que el sistema de salud está fallando a la hora de diagnosticar la ECV y el cáncer en estos pacientes”.

Concretamente, solo el 26,3% de los varones con esquizofrenia que murieron por ECV había sido diagnosticado de la comorbilidad antes del deceso. Un porcentaje, por tanto, muy inferior al observado en la población general sin esquizofrenia –de un 43,7%.

– ¿Quieres consultar (en inglés) el estudio publicado en la revista ‘The American Journal of Psychiatry’?

– A día de hoy, 5 asociaciones de pacientes dedicadas a la esquizofrenia son ya miembros activos de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?