Accesibles a través de Internet, esconden sustancias prohibidas que causan incluso la muerte

La SEEDO alerta del peligro de tomar suplementos dietéticos fraudulentos

Publicado el por Somos Pacientes

La Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) ha alertado del riesgo para la salud que pueden suponer algunos suplementos dietéticos para perder peso. Y es que algunos de estos suplementos, como explica la SEEDO, esconden sustancias o “pastillas milagrosas” que, dada su peligrosidad, ya fueron prohibidas en nuestro país hace años.

Como advierte un artículo publicado en la revista American Journal of Public Health  del que es co-autor el doctor Albert Goday, vicepresidente de la SEEDO, “algunos de estos suplementos no son más que las nuevas generaciones de las píldoras ‘rainbow’ o arco iris, llamadas así por sus colores brillantes y variados que aparecieron hace más de 70 años como medicamentos para perder peso”.

Las píldoras “rainbow” ya fueron retiradas del mercado en la década de los 70 en Estados Unidos y en los 90 en España, y  lo mismo ocurre con otros suplementos. De hecho, la agencia reguladora de Estados Unidos –la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA)– ha advertido recientemente a los consumidores “sobre los riesgos de tomar suplementos no autorizados para perder peso, ya que podrían estar adulterados con múltiples fármacos no indicados para tratar la obesidad”.

Sustancias prohibidas

Muchos de los suplementos dietéticos –así como muchos fármacos– escapan al control y regulación de las administraciones sanitarias al comercializarse fuera de los circuitos convencionales, por lo general a través de Internet.

El problema, como apunta Goday, “es que en su composición pueden incluir anoréxicos potentes, tales como derivados de anfetaminas, con benzodiacepinas, betabloqueantes y otros medicamentos para suprimir los efectos adversos de los anoréxicos”.

El resultado es que la toma de estos suplementos “puede conllevar la aparición de graves efectos secundarios, e incluso la muerte”, alerta Goday. Así, numerosos estudios han constatado que provocan importantes problemas a nivel de los sistemas cardiovascular, renal o endocrino.

Consultar al médico

Por todo ello, “las personas que quieran perder peso deben consultar con un médico antes de tomar cualquier tipo de medicamento o suplemento alimenticio, pues en caso de resultar fraudulento no solo será ineficaz, sino que también podrá provocar efectos secundarios sobreañadidos”, concluye Goday que a su vez recuerda que “en la actualidad existen muchas vías prometedoras para avanzar hacia un tratamiento más eficaz, unos avances que vendrán de la mano de las instituciones sanitarias y nunca a través de un atractivo anuncio en Internet”.

– ¿Quieres consultar (en inglés) el estudio publicado en la revista ‘American Journal of Public Health’?