Un consumo de 0,1 g diario de ácidos omega-3 del pescado ya reduce el riesgo un 5%

El consumo de pescado azul también protege frente al cáncer de mama

Publicado el por Somos Pacientes

El consumo habitual de pescado azul como el salmón, el atún o las sardinas protege frente al desarrollo de cáncer de mama. Así lo muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Zhejiang en Hangzhou (China) y publicado en la revista British Medical Journal (BMJ).

La razón para este efecto protector se encuentra en los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (PUFA n-3) presentes en el pescado, cuyo consumo, aun de solo 0,1 g diarios, reduce el riesgo de cáncer de mama en un 5%.

Pescado y cáncer de mama

El cáncer de mama representa el 23% del total de casos de todos los tipos de cáncer y fue responsable del 14% de los fallecimientos causados por enfermedades oncológicas en 2008. Y en este contexto, los estudios han sugerido que las dietas poco saludables, caso de aquellas con altos contenidos en grasas, suponen un factor de riesgo de desarrollar el tumor.

Por ello, y para evaluar el efecto del consumo del pescado, los investigadores revisaron los resultados de 26 estudios llevados a cabo en Estados Unidos, Europa y Asia con 883.585 participantes y 20.905 casos diagnosticados de cáncer de mama.

Los resultados mostraron que el consumo de 0,1 g de PUFA n-3 marino –esto es, presente en el pescado– se asocia con una reducción de un 5% del riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Como apunta el doctor Duo Li, director de la investigación, “nuestros resultados, sumados a los alcanzados en publicaciones previas, proporcionan una evidencia sólida y robusta de que los PUFA n-3 marinos se asocian con una reducción del riesgo de cáncer de mama“.

Los  PUFA n-3 presentes en el pescado incluyen el ácido docosahexaenoico (DHA), el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosapentaenoico (DPA). Sin embargo, el consumo de ácido alfa linoleico (ALA), ácido graso omega-3 presente en las nueces y en los vegetales de hoja verde, no se asoció con una disminución del riesgo de cáncer de mama.

– ¿Quieres consultar (en inglés) el estudio publicado en la revista ‘BMJ’?

– A día de hoy, 18 asociaciones de pacientes dedicadas al cáncer de mama son ya miembros activos de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?